CULTURA

TRADICIONES

Tradiciones

El matatxerri

matatxerriEn el mundo rural, la matanza del cerdo era el recurso que abastecía de alimentos la despensa para pasar los largos inviernos. Se realizaba en el momento de menos trabajo para los agricultores, eso sí, teniendo en cuenta la luna, y se convertía en una reunión familiar y vecinal. El acuchillamiento y despiece correspondía a los hombres, siendo las mujeres quienes se encargaban del posterior trabajo de elaboración de morcillas, chistorras, etc…
Todavía hoy en día en algunas casas se mantiene viva esta tradición, aunque la comodidad de encontrarlo todo en los comercios haya hecho disminuir el número de familias que siguen realizándola.

El auzolan

En la vida del pueblo siempre han sido muy importantes las relaciones con los vecinos, así, el vecino más cercano era considerado como pariente. Por eso, era costumbre que cuando enfermaba el dueño de una casa, los vecinos le ayudaran en las tareas del campo, etc… Lo mismo sucedía en las defunciones, nacimientos, pérdidas de ganado, etc…
Hoy aún perdura la tradición de realizar algunos trabajos comunales entre la gente del pueblo, como pueden ser limpieza de calles y acequias, arreglo de averías, pequeñas obras, etc… A estos trabajos en común se les denomina Auzolan, que en euskera significa trabajo vecinal.

Epaiz

epaizEs denominado al lote de árboles que es asignado a cada casa del pueblo para su posterior uso en forma de leña. Cada vecino se ocupa de sacarlo del monte en un plazo determinado, que suele ser de un año, y prepararlo antes de ser consumido.

Zenzerrada

Esta costumbre ya desaparecida tenía lugar el víspera de Reyes, era costumbre que los niños recorriesen las calles del pueblo y los barrios haciendo sonar los cencerros y después se dirigiesen a los montes cercanos para orientar a los Reyes Magos hacia el pueblo al que debían dirigirse.

Castañas

castañasOtra costumbre antes más importante era la recogida de castañas. Cada casa tenía en propiedad sus castaños y en el otoño se recogían sus frutos ( hasta 6 carros se podían recoger en una casa) con el morkots -erizo- incluido. Se dejaban en un montón a la intemperie y los viernes (no cualquier día) se les daba vuelta con el sarde con el fin de conseguir una buena conservación. Cosa que, al parecer se lograba y de esta manera servían las castañas de alimento a personas y animales.

Desde la concentración parcelaria se entregaron la mayoría de los castaños al Concejo y pasaron a formar parte del monte. Pero aún quedan castaños y van naciendo muchos, sólo que ¿serán “con” o “sin” injerto?… pregunten a Patxiko

ACTUALIDAD

AGENDA

Agenda de actividades

NOTICIAS

Actualidad, anuncios...

GALERÍA

Álbum de fotos de Arraitz

EL TIEMPO